6.380 km - De La Habana a Campinas

 

Una cartografía expositiva no define apenas concepto ni mismo espacialidad limitada. Esto porque la expografía de la serie de imágenes digitales e analógicas que Regina Rocha Pitta utiliza sirve también como pretexto, y posible punto de partida, para resaltar sensorialmente valores, costumbres, tradiciones, memorias y sobre todo CULTURA.

 

Otro dos pretextos es el número 6.380 que son los kilómetros que separan a la ciudad de Campinas, en São Paulo, ( donde la artista vive y trabaja) y La Habana porque la artista utiliza esa cifra para resaltar que hay una distancia mayor entre Brasil y Cuba que es al mismo tiempo más próxima,  la distancia de África entre los dos países de forma a-direccional.  Y es África que une y separa una de las direcciones estructurales de los manifiestos visuales que la artista construye a partir de viajes y vivencias en las dos ciudades de América Latina.

 

En estos manifiestos las miradas son protagonistas y antagonistas literales y/o conceptuales al articular una arqueología de tradiciones: ceremonias religiosas con matriz africana, vestimentas, collares, religiosidad, colores, utopía. Así Rocha Pitta releva como una de las particularidades de la mirada utópica lo constituye el modo en que toma distancia de la realidad colocándose en un no-lugar.  

 

Al mismo tiempo, los recortes en el conjunto de imágenes en blanco y negro potencializa la capacidad técnica y estética de la artista, reforzando el uso de la fotografía en la actualidad, ya no como técnica y sí como modalidad artística contemporánea. O registro fotográfico sirve en las obras de arte en la exposición para estructurar y reforzar en la(s) mirada(s) diversidad interpretativa, confrontación, provocación asociativa colectiva e individual.  Así la artista articula sus reflexiones en torno a su experiencia social de la misma manera en que articulamos nuestra experiencia perceptiva, y sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que la mirada es un acto eminentemente personal.

 

Esta particularidad en la apropiación y lectura de cada obra de arte está reforzada en la importancia que la artista presta a la presencia y autoridad del espectador, porque ella está consciente que en esa relación espectador imagen fotográfica  […] El espectador acepta su autoridad y, al verla, cree necesariamente, que tendría visto la escena o objeto exactamente de la misma manera que si hubiera estado allí. Mismo sin dejar al olvido que en los “intervalos’ entre la mirada  del espectador y el registro fotográfico hay diferencias ya que  en la ampliación […] la mirada puede ganar, por lo menos (no máximo) la rapidez que es de ella, no la de la cámara fotográfica.

 

Regina Rocha Pitta, como artista visual, hace de la fotografía su pretexto para estructurar y proyectar herramientas que posibiliten a consolidación, desde el arte, de un pensamiento crítico donde la interdisciplinaridad es categoría y convicción predominantes.

 

Dr. Andrés I. M. Hernández

Curador y profesor de Artes Visuales

São Paulo, Brasil, invierno de 2019

Nosotros, los más infieles. Narraciones críticas sobre el arte cubano (1993-2005)  p.520/516

KRAUSS, Rosalind. O fotográfico. Edward Weston, p 198 (traducción nuestra)

TASSINARI, Alberto. 8X Fotografia - O instante radiante, p 13 (traducción nuestra)

REGINA ROCHA PITTA

Artista Visual